uncursodemilagrosenbilbao
uncursodemilagrosenbilbao

Qué es

 

Como su título implica, el Curso está organizado en toda su extensión como un recurso de aprendizaje. Consiste en tres libros: un Texto de 754 páginas, un Libro de Ejercicios de 522 páginas, y un Manual para el maestro de 100 páginas. El orden en el que los estudiantes eligen usar los libros y la manera en que los estudian depende de sus necesidades y preferencias particulares.

El plan de estudios que propone el Curso está cuidadosamente concebido y es explicado, paso a paso, tanto a nivel teórico como práctico. Se enfatiza la aplicación más que la teoría, y la experiencia más que la teología. Específicamente postula que “una teología universal es imposible, pero una experiencia universal no es sólo posible sino necesaria" (Manual, p. 77), Aunque en sus formulaciones es cristiano, el Curso trata con temas espirituales universales. Enfatiza que es tan solo una versión del plan de estudios universal. Hay muchos otros que sólo difieren de éste en la forma. Al final, todos conducen a Dios.

El texto es mayormente teórico, y establece los conceptos en los que está basado el sistema de pensamiento del Curso. Sus ideas contienen los cimientos del Manual de lecciones. Sin la aplicación práctica que el Manual proporciona, el Texto quedaría mayormente como una serie de abstracciones que difícilmente bastarían para causar la inversión de pensamiento a la que el Curso apunta.

El Manual incluye 365 lecciones, una para cada día del año. No es necesario, sin embargo, hacer las lecciones a este ritmo, pues uno puede permanecer con una lección particularmente atractiva por más de un día. Las instrucciones instan solamente a que no se emprenda más de una lección diaria. La naturaleza práctica del Manual es subrayada por la introducción a sus lecciones, que enfatiza la experiencia mediante la aplicación más que un compromiso previo con un objetivo espiritual.

Algunas de las ideas que presenta el Manual las encontrarás difícil de creer, y otras pueden parecer bastante asombrosas. Esto no importa. Sólo se te pide simplemente que apliques las ideas tal como se te indica. No se te pide que las juzgues en absoluto. Sólo se te pide que las uses. Es su uso lo que les dará significado para ti y te mostrará que son verdaderas.

Recuerda sólo esto: no necesitas creer en las ideas, no necesitas aceptarlas, y no necesitas siquiera darles la bienvenida. Alguna de ellas puede resistírsete activamente. Nada de esto importará ni disminuirá su eficacia. Pero no te permitas a ti mismo hacer excepciones al aplicar las ideas que el Manual contiene, y cualesquiera que sean tus reacciones a las ideas, úsalas. No se requiere nada más (Manual, p.2).

Finalmente, El Manual para Maestros, escrito en formato de preguntas y respuestas, proporciona respuesta a las preguntas más probables que un estudiante pudiera preguntar. También incluye la clarificación de varios términos que el Curso usa, explicándolos en el contexto teórico del Texto.

El Curso no pretende concluir, ni las lecciones del Manual tienen la intención de llevar el aprendizaje del estudiante a la compleción. Al final, el estudiante es dejado en las manos de su propio Maestro interno, Quien dirigirá todo el aprendizaje subsiguiente que vea adecuado para ÉL. Aun cuando el Curso es comprensivo en alcance, la verdad no se puede limitar a una forma finita, como se reconoce claramente en la declaración que figura al final del Manual:

Este Curso es un principio, no un final… No se asignan más lecciones específicas porque no hay más necesidad de ellas. A partir de aquí, no oigas sino la Voz de Dios… Él dirigirá tus esfuerzos, diciéndote exactamente qué hacer, cómo dirigir tu mente, y cuándo venir a Él en silencio, pidiendo Su segura dirección y Su Palabra certera (Manual, pag. 487).

Nuestro blog